Reconozco que decidí empezar a ver la serie por quiénes eran las actrices protagonistas. Los nombres de Inma Cuesta y Bárbara Lennie tiran mucho. Y la canción de cabecera La espina de la flor en tu costado, de Xoel López, también.

El desorden que dejas es una serie de Netflix basada en la novela homónima de Carlos Montero, guionista de series juveniles como Al salir de clase (Telecinco, 1997), Física o Química (Antena 3, 2008) y Élite (Netflix, 2019). Montero asume la dirección de la adaptación de su propia novela, una serie que, para seguir en la línea de sus antiguas producciones, tiene como escenario principal un instituto. Lejos quedan el 7 Robles, el Zurbarán y las Encinas. Esta vez le llega el turno al Novariz, un centro de secundaria que comparte nombre con el pueblo ficticio en el que transcurre la trama.

La nueva profesora

Raquel es una profesora de Lengua y Literatura que llega nueva al instituto de un pueblecito gallego llamado Novariz. Perseguida por el recuerdo de la muerte de su madre, Raquel decide mudarse a la Galicia interior con su marido Germán. Inma Cuesta —que ha tenido que aprender y perfeccionar el acento gallego para rodar la serie— se pone bajo la piel de una docente inexperta e insegura que teme enfrentarse a una clase de adolescentes impertinentes con hormonas revolucionadas.

Lo que no sabía Raquel es la que la ausencia (o la presencia) de la antigua profesora fuera a marcar tanto su estancia en el pueblo de su familia política. Ni los alumnos ni el profesorado han superado la pérdida de Viruca (Bárbara Lennie) y su original manera de impartir y enfocar las lecciones.

El desorden que dejas', la nueva serie que prepara Netflix
Los ocho capítulos de ‘El desorden que dejas’ se entrenaron el pasado 11 de diciembre. Foto: Fotogramas

La muerte de la antigua profesora

Raquel se obsesionará con la trágica muerte de Viruca —el informe de la autopsia apunta a un suicidio— hasta el punto de verse envuelta en una investigación llevada a cabo por ella misma para descubrir la verdad de los acontecimientos, la que parece que ocultan todos los vecinos del pueblo.

La nota anónima que encuentra el primer día de clase corrigiendo los trabajos: Y tú, ¿cuánto vas a tardar en morir? será el anticipo de una larga lista de amenazas que recibirá constantemente. A su vez, es el punto de partida que la obligará a emprender una búsqueda que pondrá su propia vida en peligro y a su matrimonio sobre la cuerda floja.

Raquel y Viruca

La serie se desarrolla en dos líneas temporales distintas. Por un lado, se muestran cómo son los primeros días de Raquel en el instituto Novariz y los chantajes anónimos a los que se enfrenta. Por otro, el espectador conoce los últimos e inquietantes días de la vida de la anterior profesora, a través de constantes flashback.

Viruca (variación de su nombre de pila, Elvira) vive por encima de sus posibilidades con su marido Mauro, del que más tarde se divorcia. Mauro también es docente en Novariz y está seguro de que su exmujer no se suicidó por voluntad propia, sino que alguien la obligó a hacerlo. Los alumnos son los primeros que están en el punto de mira. En concreto, Iago (Arón Piper) que desarrolla un fuerte vínculo afectivo con Viruca que va más allá de la simple relación alumno-profesor.

Viruca es una persona un tanto creída, de fuertes convicciones, capaz de llegar a todo y que solo piensa en sí misma. Su personalidad contrasta con la de Raquel. Sin embargo, ambas parecen condenadas a seguir un camino muy similar y probablemente a llegar al mismo destino.

Las claves de El desorden que dejas

Que la serie esté ambientada en Galicia es un punto a su favor. A través de sus montañosos paisajes y sus relajantes termas, el espectador se mantiene en tensión hasta el final. Otra cosa no, pero la serie, enganchar, engancha. Hay que reconocer la capacidad que tiene la trama para mantener al espectador pegado a la pantalla hasta el último minuto.

Repleta de intrigas y deseos ocultos, los personajes se equivocan, caen, rectifican y se vuelven a levantar. La culpa, el desamor y las pérdidas están muy presentes en los ochos capítulos que conforman El desorden que dejas. Raquel llega para ordenar el desorden que dejó Viruca tras su repentina muerte. Y sin quererlo, también ordena su propia vida y deja atrás los fantasmas del pasado que la atormentaban.

+ posts

Creo que no es casualidad que haya nacido y crecido en una ciudad que se llama igual que uno de los grandes poetas de la historia: Lorca. Lorqui(a)na de corazón y estudiando Periodismo y Humanidades en Madrid, siempre me ha interesado todo lo relacionado con el mundo de las letras, en especial, el arte y la literatura.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.