El cine de autor tiene muchas virtudes, pero el consenso no suele ser una de ellas. Carla Simón, sin embargo, ha conseguido con su última película reventar la taquilla nacional y encandilar, por segunda vez consecutiva, a buena parte de la crítica. Alcarràs, luego de alzarse con el Oso de Oro en Berlín, ya recorre los festivales internacionales más relevantes, desde Málaga hasta el D’A Film Festival. Tras firmar Verano 1993 (2017), una ópera prima apabullante, la cineasta se ha convertido en la figura más imponente del cine español reciente. Su prometedor debut había sentado unas expectativas difíciles de cumplir que, no obstante, han sido superadas con creces.

Desde la niña que juega entre melocotones maduros hasta el abuelo que ve esfumarse el legado de toda una vida, cada personaje tiene su tiempo y su espacio para desarrollarse. Como las piezas de un puzzle, poco a poco van encajando con los otros, aunque les cueste. Pero el mayor logro de Alcarràs, una película rodada en català que narra el drama pagès en un mundo agrícola doblegado por la tecnocracia, es su capacidad para rebasar fronteras. Da igual de qué parte del planeta seas: te sentirás identificado con este encantador retrato intergeneracional de esta suerte de Arcadia por parte de la mejor directora española de nuestro tiempo. Si Alcarràs te dejó con ganas de más, en este artículo reunimos otras diez grandes películas del cine con eñe independiente.

1. Alcarràs (2022)

30c024a0 87df 4471 bd5b 825c028e50b4 16 9 aspect ratio default 0 edited

Con Alcarràs, su particular cuadro costumbrista de una familia del interior de Lleida, Simón se reafirma como una observadora apaciguada, de mirada sensible y pulso lento. Sabe manejar a la perfección los códigos del neorrealismo y, en ese paisaje de melocotoneros bañados por la luz amarilla del verano, sigue con la cámara a sus personajes. Interpretados por actores no profesionales, todos y cada uno de ellos se reparten el peso de una película sin grandes tramas ni acción en pantalla, interesada más por la psicología de sus caracteres y la tragedia familiar que se cuece lentamente que en distraer al espectador con artificios.

2. Los días que vendrán (2019)

los dias que vendran

El año de su estreno, esta cinta mereció una crónica en esta misma revista. El último trabajo en pantalla grande del director catalán Carlos Marqués-Marcet capturó la historia de Vir y Lluís, dos treintañeros que afrontan el embarazo como el paso de la juventud a la edad adulta en plena Barcelona. Encarnada por María Rodríguez Soto y David Verdaguer, la pareja tendrá que afrontar múltiples problemas a lo largo de ese proceso, que llegar a hacer tambalear los cimientos de su relación. Al igual que ya sucedía en las fantásticas 10.000 KM y Tierra firme, Marcet filma una historia de amor sin prisas, alejada del sentimentalismo y con una tremenda devoción por sus personajes.

3. Viaje al cuarto de una madre (2018)

4658424

Hubo un tiempo en el que Lola Dueñas estuvo relegada a papeles pequeños y ridículos. A partir de su trabajo con Almodóvar en Volver, se convirtió en una artista con proyección internacional, especialmente en Francia, donde ya ha rodado en más de una ocasión. Consciente de su inconmensurable talento interpretativo, Celia Rico le brinda la oportunidad, en esta película, de demoler emocionalmente al espectador soportando el peso de una turbulenta relación entre una madre y su hija. La hija, por cierto, está interpretada por Anna Castillo, otro torbellino actoral en auge.

4. Muchos hijos, un mono y un castillo (2017)

still 2 3 1360x765

Este documental, que también aparecía en otra lista de esta casa, supuso todo un descubrimiento en su momento. Por una parte, de Gustavo Salmerón, su director, que fue capaz de construir una narración desternillante a partir de material real recabado a lo largo de los años. Por otra, de Julita Salmerón, la auténtica protagonista y responsable de esta gran comedia. El título expresa los tres deseos de juventud de esta peculiar anciana, reconvertida en la abuela y matriarca de una familia burguesa venida a menos, que cuenta su propia vida con un desparpajo y una naturalidad ante la cámara poco frecuentes.

5. Lo que arde (2019)

LD7C1F4 1453

O que arde, en su título original en galego, tiene la contundencia de una tragedia griega con la forma del mejor cine de autor europeo, desde Lanthimos hasta Haneke. Aunque narra la cruda historia del regreso de un pirómano a la casa de su madre en los montes gallegos, el joven cineasta Oliver Laxe mira desde la distancia y nunca llega a juzgar a sus personajes, sino que deja que ellos mismos se justifiquen por sí solos. Entre el reparto de actores amateurs destaca una monumental Benedicta Sánchez, que se hizo con el Goya a actriz revelación con nada menos que 84 años.

6. Mía y Moi (2021)

still 3 3 1360x765

Borja de la Vega pasó de representante de actores a director con esta ópera prima que algunos tildaron de rohmeriana. Ciertamente, la fotografía sabe captar la esencia del verano: el calor, la luz, las horas que pasan con mayor lentitud. Apoyándose en una excelente tríada de actores (Ricardo Gómez, Bruna Cusí y Eneko Sagardoy), de la Vega usa la excusa de la muerte de la madre para estudiar la relación entre dos hermanos que, aunque sumidos en las tormentas personales de cada uno, no saben vivir por separado. Es, sin duda, el debut más interesante de los últimos años desde Carla Simón.

7. Júlia ist (2017)

Un Erasmus en Berlín. ¿Qué podría salir mal? Pues todo lo que le podría salir mal a una chica veintañera un poco perdida en la vida, como lo estamos todos los que compartimos generación con ella. A veces me sorprendo paseando por las calles de Barcelona con la única esperanza de encontrarme con Elena Martín, a la que le sigo la pista muy de cerca desde este impresionante trabajo de dirección e interpretación. A través de la historia de una estudiante de Arquitectura que parece tenerlo todo claro en la vida hasta que llega a una ciudad nueva, desconocida, y debe empezar de cero, Martín aborda las dudas de nuestra generación, la soledad, la incomprensión, los retos, la desesperanza y la amistad triunfante frente al amor romántico.

8. Las amigas de Àgata (2015)

Las amigas de Agata. Foto 3

Al igual que Júlia ist, este largometraje en realidad es fruto del Trabajo de Fin de Grado de Comunicación Audiovisual de cuatro amigas, estudiantes de la Universitat Pompeu Fabra. Laia Alabart, Alba Cros, Laura Rius y Marta Verheyen se ponen detrás de la cámara para contar una historia con tintes autobiográficos: la de una chica de 20 años que empieza a pasar por una fase de cambios y que ya no ve a sus amigas de toda la vida igual que siempre. ¿Lo curioso? El papel protagonista, el de Àgata, está interpretado por la propia Elena Martín.

9. Carmina o revienta (2012)

649d9f189ec17a6f163194b8d9a0532d6f3ba3f6

No es habitual que surjan comedias cuando pensamos en cine de autor. Y, sin embargo, tanto Carmina o revienta como su secuela (Carmina y amén) son dos piezas fundamentales de este tipo de cine en España. Conocido por su vertiente interpretativa, Paco León se convirtió con esta película protagonizada por su propia madre en un director consagrado en el género, y con los años no ha hecho más que afianzar su firma. Carmina Barrios, que es pura naturalidad y desparpajo, tiene un don natural para la comedia y se ha vuelto uno de los personajes públicos más queridos del panorama.

10. La virgen de agosto (2019)

la virgen de agosto jonas trueba 1024x597 1

Que hay talento en la familia Trueba es algo sobre lo que no cabe duda. Fernando Trueba es, posiblemente, uno de los mayores cineastas de la historia del cine español. Su hijo, Jonás Trueba, va por el mismo camino. Desde la excelente Todas las canciones hablan de mí (2010), protagonizada por la gran Bárbara Lennie, Jonás Trueba no ha dejado de producir títulos interesantísimos, como es el caso de Los exiliados románticos (2015) y La reconquista (2016). Con el amor y la ciudad como denominador común, su carrera en la ficción lo codujo hasta La virgen de agosto, una estampa generacional de una treintañera que decide quedarse en Madrid en pleno verano. Recientemente ha dirigido Quién lo impide, un documental sobre la juventud que se alzó con el Goya a mejor documental, entre otros galardones.

+ posts

El periodismo me queda de paso. Escribo. Arte, misantropía y revolución. Excelsior.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.