Humanidades, Literatura

¿Qué tienen en común Greta Thunberg y Walt Whitman?

Discurso

Greta Thunberg en la Cumbre sobre acción Climática de la ONU. Foto: La Vanguardia.

Llegaba Greta Thunberg a la Cumbre sobre acción Climática de las Naciones Unidas (ONU). Un discurso con alto grado de emoción y ansia de reciprocidad, de obtener respuestas y culpables. La opinión pública se pregunta si esta joven de dieciséis años se ha convertido en un producto mediático o es, con garantías, el espejo de la sociedad sabedora de los malos augurios de nuestra existencia.

El preludio

Lo que no sabía Greta es que un destacado estadounidense -no hablamos de Trump- ya había tomado el testigo del devenir del planeta dos siglos atrás. Walt Whitman, uno de los máximos exponentes de la poesía moderna estadounidense ya se servía de sus creaciones para denunciar la urbanización de su nación como consecuencia de la Declaración de Independencia de las trece colonias americanas.

Hojas de hierba es el punto en que se cruzan las dos líneas significantes de los personajes citados. Este poemario trata la alabanza de lo material y el cuerpo humano, en una huida simultánea del protagonismo del individuo, de la primera persona. Esta escapada es la misma que lidera Greta, a quien unos pocos -como aseguró en su discurso- le han robado los sueños y la infancia con sus palabras vacías. Así, este poema bien podría ser una brújula, una mirada que señala y que, junto a las palabras de esta niña, ponen en juicio nuestros actos rutinarios:

Creo que una hoja de hierba, no es menos
que el día de trabajo de las estrellas,
y que una hormiga es perfecta,
y un grano de arena,
y el huevo del régulo,
son igualmente perfectos,
y que la rana es una obra maestra,
digna de los señalados,
y que la zarzamora podría adornar,
los salones del paraíso,
y que la articulación más pequeña de mi mano,
avergüenza a las máquinas,
y que la vaca que pasta, con su cabeza gacha,
supera todas las estatuas,
y que un ratón es milagro suficiente,
como para hacer dudar,
a seis trillones de infieles.
Descubro que en mí,
se incorporaron, el gneiss y el carbón,
el musgo de largos filamentos, frutas, granos y raíces.
Que estoy estucado totalmente
con los cuadrúpedos y los pájaros,
que hubo motivos para lo que he dejado allá lejos
y que puedo hacerlo volver atrás,
y hacia mí, cuando quiera.
Es vano acelerar la vergüenza,
es vano que las plutónicas rocas,
me envíen su calor al acercarme,
es vano que el mastodonte se retrase,
y se oculte detrás del polvo de sus huesos,
es vano que se alejen los objetos muchas leguas
y asuman formas multitudinales,
es vano que el océano esculpa calaveras
y se oculten en ellas los monstruos marinos,
es vano que el aguilucho
use de morada el cielo,
es vano que la serpiente se deslice
entre lianas y troncos,
es vano que el reno huya
refugiándose en lo recóndito del bosque,
es vano que las morsas se dirijan al norte
al Labrador.

Hojas de hierba
El producto

No sabemos todavía si la mano de Greta ha conseguido remover un poco las férreas posturas de los grandes líderes, pero sí se confirma su carácter mediático. Se ha convertido, para bien o para mal, en un símbolo de masas. Una niña con el corazón despechado que solo dice la verdad en cifras y pesares. Greta sabe lo que le espera; lo que nos espera. Si la forma supera al contenido y produce un efecto rebote en el que prima más el revuelo en redes de unas semanas, no es su culpa.

El objetivo que sí ha cumplido este llamamiento es alertar a jóvenes adolescentes de todo el mundo, que requirieron la advertencia de alguien de su generación para tomar con asiduidad un cambio ecológico de las formas de vida. Una generación marcada por otros que pasará a la historia y que será recordada, por suerte o por desgracia.

No dejes que termine el día sin haber crecido un poco,
sin haber sido feliz, sin haber aumentado tus sueños.
No te dejes vencer por el desaliento.
No permitas que nadie te quite el derecho a expresarte,
que es casi un deber.
No abandones las ansias de hacer de tu vida algo extraordinario.
No dejes de creer que las palabras y las poesías
sí pueden cambiar el mundo.

No te detengas

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén